Inicio Presentación Visita temática Búsqueda guiada Búsqueda experta Estadísticas
 
Descripción
Entidades
Bibliotecas
Equipo de trabajo
Boletines
Noticias-Opiniones
Ayuda
 

El Quijote ha sido ilustrado desde sus primeros pasos en el siglo XVII hasta nuestros días. Así ha sido desde la portada de 1618 de la traducción francesa a la edición holandesa de 1657, desde las primeras estampas que muestran un cortejo caballeresco en Dessau en 1613 (según una publicación de Leipzig de 1614) hasta las portadas con grabados referenciales que representan a caballeros jinetes, que ya comenzara su andadura en la edición portuguesa de 1605 y que Ashbee consideró que representaba a nuestro caballero manchego y a su escudero, y con él lo han ido repitiendo algunos críticos hasta nuestros días, cuando el referente caballeresco -tanto del género editorial de los libros de caballerías como de las historias caballerescas breves- se ha impuesto y con él ha quedado claro el género literario en que hemos de insertar el primer Quijote, el Quijote de 1605 que triunfa a lo largo y ancho de toda Europa. Son estos caminos ya conocidos por todos, en especial después de las celebraciones del IV Centenario de la publicación de la primera parte de la obra cervantina, que nos ha permitido recuperar con todo su esplendor reproducciones de todas estas referencias.

Las exposiciones, los catálogos, los números monográficos de revistas, como el espléndido nº 45 de la revista Poesía, consagrado a los Cuatrocientos años de don Quijote por el mundo, sin duda una de las actividades más interesantes de todo el centenario quijotesco, se han ido multiplicando desde el 2004 y el 2005, permitiendo un mejor conocimiento de la iconografía alrededor de las aventuras del hidalgo manchego, con espléndidas reproducciones en color de lo que hasta ahora eran sombras en blanco y negro en tantos estudios anteriores. Pero ni las exposiciones ni los catálogos, ni las monografías ni los artículos en formato analógico pueden dar cuenta de la enorme riqueza, de la casi inabarcable riqueza de las ilustraciones de las ediciones del Quijote, desde sus primeros años de difusión hasta la actualidad. Es necesario dar un paso más. Es necesario aprovecharnos de las nuevas posibilidades que ofrece la tecnología informática para conseguir dar forma a un sueño que años antes hubiera podido calificarse de quijotesco; hoy en día, no: es un sueño realizable. O, al menos, con esa intención trabajamos.

En el año 2002 comenzó su andadura en el Centro de Estudios Cervantinos de Alcalá de Henares el proyecto de crear un Banco de imágenes del Quijote que, en una primera fase, tiene la intención de reunir, clasificar y etiquetar, para permitir la recuperación de la información desde diversos criterios, todas las ilustraciones de las ediciones quijotescas desde las primeras referencias de

1605 hasta el Quijote del Centenario de 1905, hasta las diferentes propuestas editoriales y artísticas que se fraguaron en el calor del tercer centenario de la publicación de la obra cervantina. El proyecto quiere, desde esta perspectiva, poner las bases para crecer en tres niveles: incorporar los elementos previos a toda estampa reproducida (bocetos, dibujos, cartones...) y su posterior utilización en toda clase de objetos y soportes; ampliar el arco cronológico hasta llegar a las últimas y más novedosas interpretaciones iconográficas del Quijote; y, por último, ampliar las referencias iconográficas a otros soportes más allá de las ediciones y de las estampas sueltas, que constituyen el corazón de nuestro proyecto actual. El año 2015 bien puede ser un buen punto de referencia, un buen horizonte temporal para celebrar el cuarto centenario de la publicación de la segunda parte del Quijote pudiendo ofrecer una herramienta ya completa, ya experimentada. Pero esos son otros sueños. Esos son otros proyectos. El actual, el BANCO DE IMÁGENES DEL "QUIJOTE": 1605-1905, comenzó su andadura, como ya he indicado, en el año 2002, pero sólo pudo ser consultado en Internet en la dirección www.qbi2005.com, a partir de diciembre del 2005: uno de los actos finales de la celebración cervantina. El proyecto sólo ha podido consumarse no sólo con la participación de la empresa de informática Slinges sino también gracias a la ayuda financiera de la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales y a la Consejería de Cultura de la Comunidad de Madrid, y puede mantenerse gracias al apoyo de la Empresa Pública Don Quijote, de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. Gracias a todos ellos, gracias al equipo de filólogos y de fotógrafos dirigidos por mí desde el Centro de Estudios Cervantinos de Alcalá de Henares, el BANCO DE IMÁGENES DEL "QUIJOTE": 1605-1905 ha dejado de ser un proyecto, de ser un sueño, para convertirse en una realidad que todos los meses se va completando, van ampliando el número de las imágenes y de las ediciones que lo componen, así como la calidad de la información que se ofrece, y por lo que la comunidad científica ha considerado como una de las herramientas más útiles y punteras dentro del campo de la inevitable unión entre la informática y las humanidades.

Nos gustaría mucho conocer tus opiniones sobre el proyecto así como su posible uso en las aulas o en diversos trabajos científicos. Puedes contactar con nosotros en la dirección electrónica: (jmlucia@filol.ucm.es).


José Manuel Lucía Megías
Director del "Banco de imágenes del Quijote"